lunes, 9 de junio de 2008

Y CUMPLÍ CUATRO AÑOS...


Dicen que nací con los ojos bien abiertos, mirando cuanto había a mi alrededor. Supongo que de alguna manera era consciente del cambio de estado que se había producido en mí.
Ya desde muy niña me pusieron la "coronita" de despabilada, inquieta, curiosa, terca, fantasiosa, respondona, mandona...y solitaria. Hasta qué punto todos estos calificativos pudieran ser acertados , no lo sé, pues lo que sí puedo contar es que mi memoria guarda muchos acontecimientos, pensamientos y sentimientos desde una infancia demasiado temprana.
Hoy me he acordado de una historia muy especial para mí , y es el antes y el después de mi cuarto cumpleaños. Y es que yo quería crecer muy deprisa y desde que guardo consciencia era para mí un fuerte deseo el ser mayor. No quería que me llevaran de la mano , era yo la que quería llevar de la mano a los demás niños, más pequeños.
Pues érase que se era que en mi cabeza se estableció la idea de que el día en el que cumpliera cuatro año, iba a ser mayor. Al estilo " Bella durmiente ".
¡ Anhelaba, esperaba ese día con tanta ilusión !.
Por fin llegó la noche anterior a mi cumpleaños. Recuerdo que me acosté pensando que al despertar, habría crecido, al menos, dos cabezas más . Mis sueños se verían realizados. Estaba más nerviosa que en las maravillosas noches de Reyes Magos.
Cuando desperté, me puse de pie encima de la cama y ¡ Dios mío ! me pareció que era del mismo tamaño que el día anterior. No puede ser, no puede ser...
Tomé mi uniforme del colegio, ésto me daría la medida real de las cosas.
Me fuí poniendo cada prenda, primero la faldita, y me estaba perfecta ; después la camisa , mi talla...
Era yo , ¡que desilusión !.
Para un niño, que vive en una especie de realismo mágico, fue una dura relación con la realidad.

8 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Yo sentí algo parecido.
En el fondo, esa ilusión se transformó en la asunción de un mundo extraño y desconocido, que francamente,no era lo que una esperaba.

Morgenrot dijo...

Exactamente Natalia, era comprobar que el mundo , la realidad, no era lo que yo esperaba, sino algo extraño, por tanto lo miras con miedo, pues es igualmente desconocido.

Has puesto el dedo en la llaga.

Gracias estimada amiga y un fuerte abrazo

JL Martínez Hens dijo...

Recuerdo perfectamente mi cumpleaños a los 4 años, y tengo incluso un vídeo en mi blog donde aparezco soplando las velas en un ambiente oscuro. Sin embargo recuerdo ese día porque tuve consciencia de ser el hermano mayor, mi hermano había nacido hacía 21 días y mis padres hicieron el bautizo el mismo día, y yo actúe como un niño mimado que se siente que ha perdido el centro de atención...como un niño maleducado, y recuerdo perfectamente como por primera vez tuve consciencia de estar actuando mal.

El_locomotoro dijo...

Quisiera cumplir todos los sueños de niño, que unos ojos vivarachos y una sonrisa descarnada, sin aditivos ni segundas intenciones, premien mi regalo.

Cuan complejo y fascinante son los mundos paralelos de los niños donde habitan sus sueños, son como ese país de nunca jamás donde todo puede hacerse realidad, realidad mientras sueñas..

Yo nunca deje morir esa parte de niño, inquieta , soñadora y aventurera, sigo ilusionándome con las pequeñas cosas... y sueño, claro que sueño, sueños imposibles, refugio de mis lamentos.
Morgenrot, niña grande, que linda eres por dentro.
Saludos a todos.

Morgenrot dijo...

J.L, me alegro que guardes en tu memoria esa especie de "despertar" de tu conciencia frente a la conciencia de los demás y a la de las circunstancias que te rodearon en ese día, justo en el que cumplías cuatro años.
¡ Para que veamos lo que son capaces de pensar y guardar un niño de esa corta edad!

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Querido Locomotoro, veo que eres otro soñador, como yo, siempre alentando cosas en mi mente y después...algún que otro fracasillo.

Pero el que nace con una condición, será siempre el mismo.

Espero que la pequeña- tu pequeña- esté tan hermosa como en la foto y saludable. Un beso para ambos con todo mi afecto.

¡Ah! que sigas siento tú también un maravilloso niño grande. Gracias

Victoria dijo...

Totalmente, ¿quién no quería ser grande cuando era chico?
y ¿quién no quiere ser chico cuando es grande?
Lamentablemente, en el medio está la realidad.

Primera vez en tu blog, muy bueno :)

Saludos, hastlavictoria
http://blogs.clarin.com/martesyamigas/posts

Morgenrot dijo...

Gracias , Victoria