jueves, 11 de septiembre de 2008

NADA


Ha debido introducirse en mi mente una especie de monolito, parecido al que aparece en la foto, que está dejando mi mente cada vez más en blanco.
Debo pedir cierta indulgencia al que por aquí se pase y observe que mis entradas son menos frecuentes , al igual que en mi otro blog.
Son rachas de aparente mente vacía, pero sólo es una apariencia. Estamos en un continuo proceso de renovación y de captación interior que va llenando el poso de nuestras vidas, con intensidad discontinua.
Lo que suele suceder es que en ciertos momentos el monolito blanco se introduce y aunque captemos, poco deponemos y nuestros pensamientos se agolpan como quarks en permanente choques recíprocos.
Cuando el monolito se va diluyendo, la creatividad se expande y surgen del alma, plasmándose en palabras, parte de ese poso que ya va haciéndose demasiado duro de llevar.

12 comentarios:

Bowman dijo...

Disfruta. Mirar al blanco relaja.

Vaya, parece que hemos coincidido temporalmente en ese proceso de renovación ;-)

Küssen

Natalia Pastor dijo...

Hay momentos de bloqueo, que no son otra cosa que una introspección interior.
Es como una alarma que salta ante la busqueda de nuevos horizontes,de experiencias, de laberintos en los cuales internarse en busca de la inspiración.

Morgenrot dijo...

Bowman, ¡ Ay , mi Bowman !,

Sí, parece que estamos coincidiendo.
Me he marchado a tu blog y te he dejado un montón de palabras, con todo mi corazón.

Te espero, sin prisas. El corazón- que tiene razones que la razón no conoce- me dice que lo que esperas dará muy buenos frutos.

Küssen, mein Freund.

Morgenrot dijo...

Mi querida Natalia,

Gracias por tus palabras, siempre tan sensatas y dando en la diana.

Me gustaría decirte que admiro tu entusiasmo, sapiencia y la labor de denuncia, en pro de tus ideales, que realizas con tanto esmero.

Espero que estos momentos de bloqueo den frutos positivos.

Un fuerte abrazo, amiga.

Fair Lady dijo...

¡¡Pues ya somos dos Morgenrot!! jajaja

No te preocupes, ese blanco a veces viene bien para recapacitar sobre lo que realmente nos llena y produce placer, una vez encontremos nuestro propósito, la "nada" volverá a tomar color. Paciencia amiga mía, todo llega.

Mientras, rellena ese vacío con un enorme abrazo que te mando.

Leznari dijo...

Date un respiro, pero.....vuelve.
Besitos
LEZ

Nuncio Tamallangos dijo...

Ay, Morgenrot. Que bien sabes cuantas veces he sentido lo mismo... Casi te diría que (al menos en mi caso) eso es lo normal y que sólo de vez en cuando, el monolito parece desaparecer durante unas horas, como si tuviera clase de yoga (él) y luego volviera renovado... ;-)

Besos.

Morgenrot dijo...

Nuncio, una y otra vez eres capaz de obtener de mí las sonrisas y carcajadas más espontáneas.

Lo del Yoga del monolito es para patentarlo. ¡ Qué imaginación más humorística tienes !

Eres increíble.

Por cierto, hoy el monolito de marchó a sus clases de yoga y he aprovechado para escribir algo, antes de que vuelva renovado.

Un beso fortísimo.

ONDA dijo...

No es estoy para nada de acuerdo con el tan traído:

"Mal de muchos consuelo de tontos".

Porque la experiencia compartida es efectivamente un consuelo pero no de tontos, no tiene porqué ser así porque la solidaridad es quizá uno de los sentimientos que ensalzan la hombre.

Yo más bien diria pena de muchos consuelo de solidarios.

Esa blancura que inspira tu entrada es también bella como se ha apuntado y relaja.

Nos pasa a todos que las entradas no surgen o surgen pero no como las habíamos imaginado y los perfeccionistas trasladamos nuestro adjetivo al blog.

Casi no sabemos hacer nada sin que lo hagamos a nuestra manera.

Yo soy de esos que no se toman café o una cerveza en cualquier lado necesitan incluso para esa experiencia que el sitio sea de nuestro agrado, en definitiva necesitamos acertar con lo elegido.

Pero eso ya es cuestión del debate de la última entrada.

Un abrazo

Morgenrot dijo...

Onda, me ha impresionado tu comentario. Rebosa sabiduría e inteligencia.
¡ Cuántas veces he citado el refrán del " mal de muchos, consuelo de tontos " ! , y sin embargo,hasta ahora que me lo has mostrado, no he racapacitado sobre su discrepancia en esencia.
Son elementos comunes los que nos lleva a unirnos, y si son dolorosos , aún te enlazan más con el prójimo. Al menos , creo que en mi caso es así.

Has abierto una puerta en mi mente, gracias.

Sobre el perfeccionismo, me ha hecho gracia lo que dices sobre hasta cómo y dónde tomar un café. Así es, soy sitemática y " a mi manera " para todo.

" Casi no sabemos hacer nada, sin que lo hagamos a nuestra manera ".

Dos conclusiones certeras me ofreces, partiendo del análisis de los elementos. Tienes mente filosófica y eres fuente de saber, Onda.
¡Me alegra tanto estar conociéndote ! Ya en tu blog dejas sello especial.

Gracias de nuevo y un saludo entrelazado con afecto

Claudio dijo...

La nada, es necesaria. La nada creativa, nos preocupa. Pero, lo único que pasa es que el alma se retranquea, se recoge. Y cuando menos te lo esperas, sale un disparo de luz. . . hay que tener el lápiz cerca, o la PDA, o lo que sea.
Saludos Morgenrot. Al fin, una foto. El rostro, es importante... no eras un fantasma despues de todo.

Morgenrot dijo...

Claudio, me alegra enormemente volverte a " ver " por aquí.

Sabes que siempre he encontrado en tu forma de escribir y en tus pensamientos una honda sabiduría y sensibilidad.

Creo que conoces bien de lo que has dicho sobre esa " nada ", que repentinamente se convierte en torrente de ideas a exhalar.

Lo de mi foto, la insertó mi niña la pequeña , y como me la hizo élla, me ha dado pena quitarla, así que, en parte, perdí mi anonimato.

Besos , Claudio